sábado, 12 de diciembre de 2009

CENTRO HISTORICO DE HONDA, BIEN DE INTERES CULTURAL NACIONAL (MONUMENTO NACIONAL)

CENTRO HISTORICO DE HONDA
El sitio donde se fundaría la Villa de San Bartolomé de Las Palmas de Honda fue descubierto por Gonzalo Jiménez de Quesada, Sebastían de Belalcázar y Nicolás de Federman junto con el capitán Antonio Lebrija y Juan de San Martín en los primeros días de junio de 1539, semanas despues de su salida de Santafé de Bogotá, en el mes de mayo. Desde mucho antes del arribo de los españoles, la sociedad aborigen había logrado establecer una red de intercambio con los pobladores vecinos de las vertientes medias de las cordilleras central y oriental dentro de la cual el lugar de Honda se había convertido en escala obligada. En el sitio en donde hoy se levanta la ciudad, confluencia del río Gualí, la Quebradaseca y el río Magdalena, la expedición debió asentarse y soportar la demora en la fabricación de dos bergantines que les permitirían seguir por el río, así mismo, el sitio retuvo a esta primera expedición por hacerse en él necesario el trasbordo de cargamentos para sortear el llamado Salto de Onda. La fundación de la población con la categoría de Parroquia se llevó a cabo en 1560. En 1643 alcanzó el título de Villa consagrada a San Bartolomé mediante Real Cédula otorgada por el Rey Felipe IV, así mismo se le asignó el escudo con los emblemas de la Casa de Austria y de los Borbones.
El progresivo comercio peninsular con las provincias del Nuevo Reino de Granada, había hecho del río Magdalena la única vía posible y segura para establecer algún contacto con el interior. Ante esta situación el interés fundamental de la Real Audiencia era el de establecer, a parte del camino cuya apertura se había encomendado a Alonso de Olaya en la medida en que se hacía necesario vincular a Santafé de Bogotá con el río Magdalena para la distribución de mercancías con destino a Tocaima, Ibagué y Mariquita, un puerto seguro y viable. Teniendo en cuenta las condiciones geográficas que hacía del Salto de Onda una barrera natural para la navegación, ya para las últimas décadas del siglo se había establecido allí el puerto fluvial que necesitaba el Nuevo Reino. Si bien la ubicación definitiva del puerto que se llevó a cabo en las inmediaciones de la población aborígen encomendada a los vecinos de Mariquita no había hecho del lugar un punto de distribución de mercancías si había logrado dar un claro impulso al comercio por esta vía. Ya para el primer cuarto del siglo XVII, el puerto fluvial lo constituían ¨unos bohíos con techo de paja donde moraban los indígenas, ladinos unos, encomendados otros¨, que con el correr de los días se convirtió en pernoctadero de viajeros, forasteros, arrieros, comerciantes y funcionarios civiles y eclesiásticos.
De tal manera, Honda se convierte durante los siglos XVI y XVII en estación forzosa de mercaderías y pasajeros que llegaban o salían por Cartagena de Indias. Constituye entonces el primer puerto fluvial del país cuyo auge se prolongó hasta principios del siglo XX. Finalmente, entre los siglos XVII y XIX, particularmente en la segunda mitad del siglo XVIII, la villa de Honda recibe un gran impulso desde el punto de vista urbano, ve surgir numerosas construcciones de cal y canto, conventos, colegios, hospitales e iglesias; así mismo se establecen en el lugar empresas comerciales, fábrica de cerveza, aguardiente y gaseosas, compañías exportadoras, bancos, hoteles y equipamientos como plaza de mercado, puerto fluvial, ferrocarril, puentes y aeropuerto que reafirmarán la presencia de Honda como el ¨ emporio comercial con una tradición secular a donde venían a surtirse los comerciantes de los cuatro confines del país¨, como escribiría López Pumarejo
TOMADO DE : http://www.lablaa.org/blaavirtual/exhibiciones/monu/mn_73.htm

2 comentarios:

  1. QUIEN FUE ALFONSO LOPEZ PUMAREJO

    ResponderEliminar
  2. Una hermosa reseña histórica de Honda. Felicitaciones. Qué bueno que rescatemos la memoria histórica de nuestro amado Tolima y sus sitios turísticos.

    ResponderEliminar